¿Quién diría que la tristeza es una emoción que tiene beneficios? Pues de eso os quiero hablar hoy…de la tristeza y sus beneficios.

Dice el diccionario que “La tristeza es el sentimiento de dolor anímico producido por un suceso, que suele manifestarse con un decaimiento, la insatisfacción y la tendencia al llanto. Es la expresión del dolor afectivo.

sad-72217_1280La tristeza es una emoción básica e innata en la persona, es decir que tiene sus raíces en lo biológico (desde que nacemos), por lo tanto es una emoción que no podemos controlar ni eliminar pero sí hacer una buena gestión de la misma para evitar que se convierta en un estado emocional permanente.

Durante la vida nos han enseñado que hay emociones buenas y emociones malas. Pero en realidad no hay emociones buenas ni emociones malas, como mucho, pueden ser emociones agradables o desagradables.

Entonces ¿para qué sirven las emociones? Para hacer frente a situaciones propias de la vida, todas tienen su función y necesitan ser expresadas y liberadas.

Concretamente, la tristeza sirve para “curarnos” ante un hecho que conlleva una pérdida importante para nosotros ya sea un fracaso profesional o personal, la pérdida de un ser querido, belleza física, objetos, mascotas, incluso la imposibilidad de adaptarse a un cambio.

La tristeza nos permite parar, tomar distancia, refugiarnos y estar con nosotros mismos con el objetivo de facilitar la reflexión, el proceso de la perdida y la consecuente superación y aceptación de lo ocurrido.

Es por ello que la tristeza y, dicho sea de paso el enfado, es la emoción que nos permite incrementar la capacidad de pensar y analizar. Por lo tanto tiene los beneficios que a continuación os expongo:

1.- Racionalizamos más clara y lógicamente. Al parar y refugiarnos, soloautomáticamente, entramos en un estado analítico más profundo y esto nos ayuda a desarrollar nuestra mente.

2.- Somos más conscientes de lo que sucede. Por el mismo motivo, somos capaces de percibir más cosas de las que ocurren a nuestro alrededor y es beneficioso para la memoria.

3.- Mejora nuestra capacidad de empatizar con otras personas. Con la experiencia que tenemos, es inevitable comprender mejor a la persona que tenemos enfrente. Por este motivo nos volvemos más generosos y justos dejando de hacer juicios que no llevan a ningún sitio.

4.- Las personas que están tristes son más propensas a pedir las cosas con más cortesía y educación.

5.- Y además aumentan la capacidad para realizar tareas difíciles debido a que se agudiza la habilidad de racionalizar.

Si cambias la visión que tienes respecto a la tristeza ahora que sabes para qué sirve, permítete sentirla sin que te asuste y sabiendo que es una emoción que nos ayuda superar y aceptar lo que ha ocurrido.

By | 2017-09-07T11:23:40+00:00 octubre 10th, 2016|Artículos|0 Comments

Leave A Comment